Con esta primera publicación se abre paso a un tropel de escritos e historias, plumas y teclados que dejaron la última palabra de un poeta, narrador o ensayista –lo que fuere, no importa- para dar reposo en tu voz, y así, cumplir con la mayor función de un signo, palabra o frase: cobrar vida.