Las tíades nos rodean como Aurora a la mañana, como la mañana al viento, como el viento a las aves que profanan recuerdos al amanecer.   El nocturno pervierte la mente y entre sombras nos embriagamos de Caos, dejándonos dormir... Seguir leyendo →