Poema ganador del Concurso del evento cultural de creación literaria 2017-2018 de la zona escolar 011

 

80,
88 pesos;
un litro de leche,
frijoles, y en días de suerte;
escasos y sagrados días
de suerte, un poco de carne.

Un techo,
no podría decir que uno digno.
Una educación mediocre
para nuestros sucesores.
Y uno que otro gasto
innecesariamente necesario.

Listas de cosas materiales
que sólo duran un rato.
¿Acaso sólo valgo ochenta pesos?
¿O acaso me estoy regalando?
No miento, si te digo,
que hasta tú, lector, tienes precio.

¿O no es por eso que
hoy en día el narcotráfico
sigue vivo?
¿Separan y torturan niñas
para que alguien tenga
el derecho de tocarlas?

La corrupción nos rige,
nos condena.
Desencadenando una lucha que resulta en genocidio.

No es por eso que a tan sólo 3 años de esos 43,
sí, esos 43.
Que erizan la piel de cada mexicano
cuando se habla de lo inevitable,
entre el gobierno y las matanzas,
o de ese 2 de octubre el cual no requiere referencias
para que tú, lector, sepas a qué me refiero.

No es por eso que a tan solo dos meses del famoso sismo
que nos revolvió, desgarró,
pero a su vez unió a toda la nación,
la noción parece estar olvidada.

¿Quién alza la voz, quién debería?
Ante un gobierno que goza el papel de un padre muerto
con constantes cortes en lo real.
Un gobierno que nos mata y me atrevo a decir nos,
por que desconozco el quien sera mañana.

Un gobierno que nos vende.,
nuestras manos,
nuestro sexo,
nuestro trabajo y si pudiera en un deshuesadero,
pero si de cuerpos hablamos,
prefieren quedarse trofeos.

Un gobierno que no,
no es ciego pues ama vernos así;
Callados.
Peleando por ochenta pesos.
Así,
callados. Agachados y rezando.

Mañana podré ser tierra,
moneda de cambio o trofeo.
Pero hoy he de ser llanto,
hoy he de gritar.

Hoy quiero saber qué pasó hace 3 años con esos 43.
Qué pasa un 2 de octubre
y qué pasa a diario en mi nación,
en la nuestra.

Y si por suerte no soy tierra,
jamás podré ser el llanto que los detenga.

Fernanda Dorantes