Por Maria Elisa Pérez Huerta

*Las imágenes del texto fueron tomadas de la adaptación cinematográfica de 1987, dirigida por Francesco Rosi.

Crónica de una muerte anunciada, novela del escritor colombiano Gabriel García Márquez, publicada en 1981, realiza un trabajo periodístico en la que la tragedia caribeña se desarrolla de una particular manera: un asesinato del que todos tenían conocimiento aún antes de ser culminado. El rumor rural envuelve esta trama, en la que la mayoría del tiempo todos los personajes saben del asesinato próximo a realizarse, excepto el sujeto a matar.

Santiago Nasar fue condenado a muerte de boca de Ángela Vicario, quien lo acusa de haberse robado su virginidad y con ello el honor de la familia pues su esposo, Bayardo San Román, la devuelve en su noche de bodas. Los hermanos Vicario, aún con el traje de boda y estragos de la borrachera emprenden la recuperación del honor familiar, toman los cuchillos de destazar cerdos y salen de casa con la convicción de asesinar y la causa pegada en la frente.

Lis 2.jpg

La discreción se canceló aquél día, pues todo el pueblo llaga a saber lo que está a punto de acontecer. El plazo se cumple y la acción se lleva a cabo, Santiago Nasar muere de boca en boca, la familia Vicario sale del pueblo con la moral restablecida y una hija al rojo vivo, para no pensar siquiera en que guarda algún luto por el amante asesinado.

García Márquez retrata así una historia de la vida real, acompañada de su distintiva narrativa, llena de coincidencias trágicas y un costumbrismo central que son ejes claves en el desarrollo de la historia. La novela toma distintos tópicos propios de una cosmovisión rural tradicional: festejos de tres días, la mujer soltera como agente pasivo del hogar, una normalización de la violencia que depende del factor que la desate, la red de familiaridad entre los vecinos y al mismo tiempo la separación de ellos y nosotros, el culto religioso y otros factores de rutina y trabajo. Uno de los más destacables y quizá elmás escondido es la crisis de género que presenta la novela.

Página a página nos cuenta cómo es que la comunidad participa del acto comunicativo y captura cómo las acciones que incurren fuera de una normativa de género provocan tragedias y la redención de estas se asumen sin dudar. La vida sexual activa de una mujer soltera, la recuperación del honor, la obligación de asesinar a alguien aún cuando está fuera de los deseos personales y el miedo a la crítica si no se hace, nos da un cuadro social de posiciones arraigado desde siempre.

García Márquez no sólo describe un asesinato, también da cuenta de cómo el machismo y la relación de simbiosis entre los géneros binarios establecidos en ocasiones pesan más que la propia individualidad, y no es algo de lo que se pueda culpar a alguien en específico, no es algo que sólo afecte a un género y no es modificable con inmediatez, es la propia idiosincrasia de las comunidades las que dictan los actos.

lis 3

En Crónica de una muerte anunciada además de permitir ver un trabajo periodístico impecable de una historia que debe contarse, también vemos el perfecto ejemplo de los estereotipos de género que actualmente las corrientes sociales intentan romper para asegurar la posición de persona de valor de acuerdo al hecho de existir y no a la moralidad de sus acciones.

Sin dudar podemos tomar como punto de partida esta obra literaria y tener una perspectiva del avance que se ha tenido como sociedad en cuanto a la igualdad de género, permitiéndonos así tomar acciones en lo que aún falta.

Definitivamente las lecturas que se le pueden dar a los libros consagrados de la literatura contemporánea son tan diversas que pueden ayudarnos a abrir perspectivas diferentes y acciones a partir de ellas.