Puebla, Puebla a 17 de Abril del 2019

Sr. Gregorio Chino Popocatépetl

Espíritu del volcán

Santiago Xalitzintla

De la manera más cordial me presento ante usted, soy su vecina de tierras Veracruzanas, que deambulando sin rumbo de una manera u otra termino viviendo en su ciudad, por lo tanto, quiero extenderle la siguiente petición:

No descargue su ira en contra de mis amigos poblanos (ni con los foráneos que terminamos asentándonos en sus territorios), sé de antemano que no son los ciudadanos más amables o respetuosos con usted (o con los demás). Yo personalmente he sufrido agresiones, desde asaltos y acoso callejero hasta un atropellamiento. Aparentemente la empatía o la sencillez no son sus mayores cualidades, pero debe entenderlos su pasado histórico (colonial) los ha obligado a cerrarse.

Y aunque el “tiempero” nos ha advertido que usted esta fúrico (tanto que echa humo de vez en vez), no han (ni hemos) dejado de hacer acciones que se sabemos le molestan muchísimo, por ejemplo; se han seguido contaminando los aires y suelos, aun sobrepasados los límites seguimos llenando la ciudad de basura y humos tóxicos, me parece irónico que lo culpen de todo por los altos niveles de partículas finas y suspendidas (PM2.5 y PM 10) que inundan los cielos de Puebla, porque si usted exhala desde su pecho magmático es por nuestra culpa.

La destrucción de sus bosques y el que se hayan atrevido a estropear con cemento las faldas de su amada Rosita, fueron la gota que derramo el vaso, o más bien el detonante de la erupción volcánica que ni los ángeles poblanos pudieron aminorar.

Usted es un hombre sabio y de tan avanzada edad como los mismos cerros, por eso sé que entenderá que hay personas que le queremos y a razón de nuestras posibilidades le mantendremos contento.

Así que, sin otro particular, me despido (entre tremores) con grato aprecio, esperando que considere mi petición.

Atentamente; Lilian C. Lucio