Por: Lorena Calderón Ramírez

 

Cuando mi memoria traiga consigo tu rostro a mi mente;

Porque al cerrar mis ojos, imaginare tu risa bulliciosa,

que dará luz a la penumbra de mis días, porque solo ella hará

que desaparezca el sollozo en mi vida.

 

Tu aroma estará guardado en cada suspiro de alivio,

en cada lagrima de melancolía, que cae junto con la lluvia.

El intentar abrazarte y sentir que te esfumas,

es el sentimiento más triste y bello que puedo percibir.

 

Me alejare día a día para dejar a mi alma descansar

del dolor… del pesar.

Dejare de llorarte, para sentir como suavemente

Te desvaneces entre mis manos

Hacia la libertad.

 

Por momentos te daré alojo en mi presente,

para dar fin a lo vivido; y no guardar nada más,

de nuestro pasado.

 

Te liberare en mis sueños, para encontrarme con mi tranquilidad

Y así, cada minuto, cada instante transcurrido,

Será en recuerdo del dulce amor que,

en un trayecto de vida fue solo nuestro,

fue todo vivido.