Me acordé de ti

cuando escupí la espuma

que el océano empujaba

hacia mi boca

como tratando de matarme

Sal y saliva

saliste de mi vida

igual que como entraste:

intempestivo indiferente

Así dejé de verte

bajo el azul prolongado

de un mar ennegrecido

serías un punto negro

alejado por la corriente

pero vaya

con mis ojos irritados

apenas distinguía

dos barreras: gris y Klein

cortadas por el horizonte

Te perdiste, te ahogaste o

las tortugas te arrastraron

no sé

Lo que sí supongo

es que frente a ambos

el mundo es coralino

inmenso, espumoso y

azul, nada más que

azul.

Julio Calderón