Las noches son largas y las madrugadas cortas, el día de hoy Manuel Alejandro Ceballos nos escribe desde Guadalajara para pensar al respecto.

 

Y clavaste el adiós imparable
en mi rostro.

 

Suicida, me ahogué
por la lluvia de mi cuerpo
y ahí,
en  la desesperación del presente,
se adentró el rayo
sin clemencia.

 

El enjambre
de múltiples caídas
sobornó al suelo
para repetirme
en la derrota.
Mis manos murmuran
todavía
con la barrena en mi garganta.

 

Las estrellas no escuchan.
No se oyen más lamentos.

 

Acerca del autor

Manuel Alejandro Ceballos, Egresado 2018 de la Universidad de Guadalajara, puedes conocer más de su trabajo en Facebook y Twitter: Alewmceballos