¿Y ustedes que harían por defender a sus seres queridos? El día de hoy Juan Martínez Reyes nos comparte desde Perú una minificción al respecto.

 

No me arrepiento de nada. Si no actuaba, ellos seguro hubieran matado a Pablo. Se acercaron y lo golpearon para robarle. Encendido por la cólera, me abalancé sobre uno de los delincuentes, y su cómplice huyó cobardemente, soltando la billetera de mi amigo. Él lo siguió, pero ya no pudo alcanzarlo. Los policías me cogieron del cuello, solo así dejé de pegar al ladrón. Luego me llevaron a la fuerza, ante impotencia de Pablo. Van a encerrarme, dicen que soy peligroso. Solo hice lo correcto, defender a mi dueño.