La literatura es la mejor manera de conocer nuevos mundos y dejar volar la imaginación, el día de hoy Víctor Bahena nos envía varias minificciones desde Ciudad de México.

Narcisista

Hubiera preferido no ser el centro de atención en aquellas circunstancias, pues quien lo observaba era su homicida.

*

Al igual que los western de los 50s, el rapazuelo tenía amenazados a sus compañeros con un soplamocos. Cuando uno de sus cautivos se disponía a escapar, disparó el proyectil, un papel salivado, en su frente.

Demiurgo

Sus personajes se sublevaron contra él; no consentían ser parte de una historia frívola y típica en la que el final fuera más que predecible. El autor, molesto por tal rebeldía, se deshizo de ellos mandando su archivo a la papelera de reciclaje.

*

Ícaro, en contra de su suerte, se resolvió a ascender creando unas alas mecánicas que funcionaban con celdas solares. Aquel día llegó, uno soleado, así pues se lanzó de un risco, abrió sus alas, y comenzó a surcar el cielo. Volaba cual pájaro y ganaba paso hacia el septentrión, sin embargo eso les disgustó a los dioses: su insolencia fue castigada con un eclipse.

Negación

–No creo en los fantasmas. Sólo la gente supersticiosa puede creer en tales fruslerías. Hasta no ver uno nadie me hará cambiar de opinión –dijo el hombre frente a una multitud indiferente mientras un gato maullaba y erizaba su cola.

Ley de incorrespondencias

Ella era guapa, dulce, de buenas formas y compartíamos muchas cosas en común excepto la más importante: el gusto mutuo.

 

Acerca del autor

Víctor Bahena (Ciudad de México). Estudia letras en la UNAM. Su libro más reciente es el libro de haikus Madréporas (Ediciones Obra Negra).