La poesía es una gran forma de expresar todo aquello que sentimos durante esta difícil situación, el día de hoy A. Ortiz nos comparte un poema desde El Salvador.

Soneto: Cárcel mía y de mis versos,
Con tu endecasílabo grillete
Escribiré soliloquios, la muerte
De una noche y de un «te quiero».

Afuera llueve, y lloran sus luceros,
Y se inunda mi corazón señero.
(Lo sé, rompí un grillete del soneto,
Pero… ¿Quién lee a prisioneros?)

En esta cárcel inconmensurable
Cualquier día es frío al pensarle.
¡Ah! ¡Pero antes vibre mi cerebro!

¡Rocíen sus lágrimas, rosales!
¡Y florezca un laurel de mi cadáver!
A que salga yo de esta cárcel
De no poder decirle que la quiero.