Estamos muy contentos de retomar las publicaciones con este poema de Alfredo Galán García quien nos escribe desde Ciudad Juárez, Chihuahua.

Una cama, zapatos, ropa vieja, una pluma y un par de cuadernos es lo que le da vida a estas cuatro paredes.

Cuatro paredes es lo que se necesita para encontrarse así mismo, para empezar a aceptarse.

Aceptas una cuarentena, aceptas una liquidación, el tiempo te sobra, se vuelve el momento perfecto para escribir.

Escribes de el encierro, de como las personas pierden muy rápido la cabeza, pero,  no sientes temor sientes pena.

Y la pena se esparce por todo el mundo y aceptas que es mejor estar entre cuatro paredes y un techo.

Y en los techos de unicel, de cartón, de lámina y de madera, se estrellan los sueños, flotan por toda la habitación, te sientes libre porque es perfecto.

Es perfecto el mundo que has concebido entre cuatro paredes y un techo.