Las conexiones entre la literatura y muchas otras artes pueden pasar desapercibidas gran parte del tiempo, pero en ocasiones son lo suficientemente claras para enseñarnos sobre temáticas diversas; es así que muchos de nosotros recurrimos a los libros después de ver series o películas y terminamos descubriendo obras fascinantes que nos marcan por el resto de nuestras vidas.

Recordando mis inicios en el mundo de la literatura japonesa (de eso hace demasiados años), llegó a mi mente el tiempo en que ya había leído a los más renombrados autores, pero seguían pareciendo apenas un puñado de lo que la literatura en Japón tiene para ofrecer. Leí artículos y una que otra compilación, pero siempre eran los mismos nombres los que me recomendaban. No fue sino hasta muchos años después que llegó a mi vida la obra de la que deseo hablarles en estas líneas.

Bungou Stray Dogs es un manga dibujado por Harukawa Sango y escrito por Asagiri Kafka; su anime vio la luz en el año 2016 y desde entonces ya cuenta con tres temporadas (un total de 37 episodios) y una película. La historia gira en torno a dos grandes organizaciones de Yokohama: La Port Mafia y La Agencia de Detectives cuyos integrantes poseen habilidades extraordinarias y luchan por mantener en orden en un lugar donde siempre hay amenazas.

Lo que recuerdo más acerca de esta serie son sus personajes, nombrados en honor a grandes maestros de la literatura japonesa; además, sus habilidades toman el título de las obras más conocidas de los mismos, haciendo posible no solo conocer a los autores, sino también su obra, por ejemplo, el poder de Ryuunosuke Akutagawa se llama Rashomon, como su cuento más famoso.

Entre los ilustres caracteres que integran a La Port Mafia y La Agencia de Detectives resaltan Ozamu Dazai, Nakajima Atsushi, Akiko Yosano, Natsume Soseki, Junichiro Tanizaki, Mori Ogai, Chuuya Nakahara, Kunikida Doppo, Edogawa Ranpo, entre muchos otros. Algunos de estos nombres les sonarán conocidos, pues ya hemos hablados de ellos en este espacio y seguramente hablaremos de los autores restantes más adelante.

La elección de personajes no es aleatoria, ya que ayudan a representar momentos relacionados a la historia de la literatura en Japón, si bien todo se disfraza con la acción de los acontecimientos diarios ocurridos en Yokohama. La segunda temporada se marca con la llegada de escritores occidentales, como Nathaniel Hawthorne, Francis Scott Fitzgerald, Louisa May Alcott, Mark Twain, Herman Melville, Edgar Allan Poe y más.

Hablando un poco del trabajo de animación, los encargados de llevar el manga al formato televisivo fueron los creativos de Studio Bones y, puedo asegurar que mientras aprenden de literatura podrán disfrutar también de una imagen excepcional, con una paleta de colores acorde al género policiaco, además acompañada de una gran banda sonora.

Los invito también a poner a prueba su conocimiento sobre literatura universal y hacer su lista con aquellos autores que no conocen; seguramente además de quedar atrapados con la trama de Bungou Stray Dogs, saldrán con nuevos títulos para pasar esta cuarentena.

Imagen: Studio Bones (2016), Bungou Stray Dogs.