La vida a veces se torna difícil, Alejandro Cervantes de la Facultad de Psicología BUAP nos comparte un texto para acompañarnos esta tarde.

Últimamente he estado bebiendo más, dudando más, temiendo más. Últimamente soy erróneo, últimamente el deseo de no vivir es espontáneo, últimamente, de repente, inconsciente, mi mente es cambiante.

Altamente volátil es como me siento, despierto y pienso que todo lo real no es cierto, acierto en pensar, la compañía es un desierto. Advierto que en las calles caminan muertos. Dos de la tarde y el sol arde, el verde de la Guillermo Valle se pierde, cambiaron la familia por los mártires, cambiaron la comunión por los pesares.

Los días normales son seniles, pasan inadvertidos e incoherentes, indiferentes, los días que camino con pasos transparentes son los días ausentes, el verano del dos mil seis es un recuerdo gris, cambiaron las flores y los botones por muertes a montones, el noviembre del dos mil veinte, el día de muertos es un año completo. Cada vez que me miró al espejo del niño ahora solo hay un despojo, tan solo una sombra en el reflejo.

No hagas caso, es tan solo otro gibberish, if you’re at my back please turn of the switch, han pasado veintitrés años, burn the witch, el encanto se desvanece, la promesa del esfuerzo desaparece, todos los días son viernes trece, la desesperanza crece, tan solo quiero que la vida me abrace.

Solíamos ser los que viven del momento, ahora somos los que viven del lamento, solíamos ser los que amaban lento, ahora solo nos falta el tiempo. Atentos, contentos, despiertos, aprendimos de los intentos, teníamos sueños, el futuro resuelto, dimos el salto y cinco años después caímos de cara en el asfalto.

Solo déjame decir un par de cosas, la vida nunca fue un camino de rosas, de un día para otro mis amigos se volvieron cosas, las promesas del amor son falsas, la clase media es una farsa, de la apariencia siempre somos presa, la vida es escasa; si sales de casa se de los que abrazan porque algunos salen y no regresan.

Últimamente he estado bebiendo de más, dudando más, temiendo más. Últimamente soy espontáneo, mi deseo de vivir no es erróneo, últimamente, derrapante, consciente, mi mente es constante, últimamente mi alma quiere salir adelante.