Siempre es un buen momento para la poesía, y el día de hoy Conrado Paraguirre nos comparte un poema desde Chetumal, Quintana Roo.

Soy más bebedor
que escritor,
por eso permito que la noche
me abrece con el tenue
manto de su indiferencia.

También soy arisco
pero dejo que la palabra
fluya, a ver si tiene algo que decir
la muy baladrona.
Generalmente no.

Pues no soy un sujeto fácil,
me agrada gruñir ante las ideas,
ante la gente, ante cualquier
cosa que se ponga en mi camino.

Muestro los colmillos de mi ironía
y me es indiferente saber si están
amarillos o son socialmente aceptables
para conciencias pobres.

Arremeto contra cualquiera
que tenga la intención de decirme
cómo comportarme,
cómo argumentarme lógicamente.

¿Es que acaso usted nació
en pesebre de mierda?
No, verdad.

Entonces ¿de dónde viene
ese aire pestilente de superioridad?
¿Se lo han otorgado entre sotanas
bien lavadas, perfumadas y planchadas,
para venirme a decirme que ha estudiado?

Tiró el birrete, por ser ribete de una
cosa que nadie comprende.
¿Cómo iba esa canción?
Suave, suave, suavecito…

Acerca del autor

Conrado Parraguirre (Chetumal, Quintana Roo) ha publicado algunos textos en: Digo.Palabra.TXT,  Revista Espora y Lado B. Actualmente sospecha del futuro.