Siempre es un buen momento para la poesía y esta noche compartimos unos poemas que nos escribe Renzo Castro desde El Salvador.

I
Alguien escucha
algún canto clandestino
que emerge de los bosques.

El vaho de la natura
nos envuelve en su
abrazo eterno.

La niebla
se ha hecho aroma
para los transeúntes.

II
Cuerpos fríos de los antepasados
despertando junto con las flores.

Almas que yacen libres
que rondan por los árboles.

Viejos que han comprendido
el lenguaje de los pájaros.

III
Algún día se olvidaron
los cantos de antiguas tribus
que amaban
la tierra, el sol, la lluvia, la vida.

Algún ave nos recuerda
la libertad de su vuelo.

IV
Los desposeídos del alma
los privados del canto
los descalzos que cruzan
caminos ancestrales.

Todos los nacidos
de las entrañas de la tierra,
escucharemos el canto
de viejas ceremonias.

Cuando comience
a caer el rocío
y el humano se haya convertido
en río, en piedra o en árbol,
se oirán los cantos que
alguna vez nos prohibimos.