Aprovechando que el pasado martes 09 de febrero fue el aniversario del siempre ilustre Rey Criollo, nada más y nada menos que el Parme (nides García Saldaña), quien habría cumplido 77 años. Un escritor como pocos: irreverente, directo y un fiel apasionado de la música y la literatura.

Nacido un 09 de febrero de 1944 en Orizaba, Veracruz fue un escritor, narrador, ensayista y amante de la música, radicó un tiempo en Lousiana, EUA, en donde estudió literatura. A su regreso estudió Economía en la UNAM y Ciencias Sociales en la UIA. Publicó obras como Pasto Verde (1968), En la ruta de la onda (1968), El Rey Criollo (1971), Mediodía (1975). Finalmente muere el 19 de septiembre de 1982 en la Ciudad de México.

Uno de los pilares en la carrera de Parménides (aparte de sus obras literarias) se trata de su obra periodística, presentándose como un precursor del periodismo musical contemporáneo, escribió para las revistas Diorama, Pop, Piedra Rodante y Revista de Bellas Artes.

Podría pasarme horas hablando sobre él (cosa que haré en su momento con la tesis), pero hoy me enfocaré a uno de los tributos más conocidos (o no) al Parme, me refiero a la canción El Maldito Ritmo de El TRI, la cual apareció en el disco Otra Tocada Más (1988), esta fue un homenaje póstumo de su amigo Alex Lora.

Después de la prohibición del rock en 1971 (causada por el Festival Avándaro) los conciertos se realizaban en lugares a las orillas de la ciudad, en donde los jóvenes se escondían de la ley para escuchar un poco de música, sitios que fueron bautizados por el Parme como “Hoyos Funkys” (término que hasta hoy en día se sigue utilizando).

Por esos años Parménides escribía para la revista Pop, por lo que era habitual verlo en las diversas tocadas de los frontones en las colonias Narvarte y Del Valle. En una de tantas tocadas entrevistó a Alex Lora y a partir de allí se formó un vínculo de amistad que duraría varios años.

En una entrevista realizada al líder del TRI, Lora menciona que Parménides fue una gran influencia a nivel personal y musical, siendo el Parme quien le recomendó que deberían cantar español pues sería más fácil para la gente conectar con ellos y cantar sus letras (en ese momento aún estaba con Three Souls in my Mind).

“Él siempre fue muy rocanrolero, llegaba a mi casa con discos y me decía, ‘No oigas a este pendejo, escucha a los negros’. Para mí fue una influencia muy gruesa, en primera era más grande que yo, y además era bien clavado en el rock. Era mucho más aferrado: rompía discos y se apasionaba”

Debido a su trabajo como periodista sus visitas a tocadas, fiestas y el estilo de “rockstar” lo hicieron agrandar su amistad no solo con Alex Lora, sino con otros grandes músicos como Fito de la Parra (baterista de Canned Heat).

Iba con nosotros a las tocadas y era toda una aventura ir con Parme, con las caguamas y con el miedo de que no nos fuera a apañar la tira… Era como nuestro secre y al mismo tiempo nuestro gurü. Era nuestro mero valedor. Lo recuerdo con cariño, la pasábamos poca madre. Era de estar oye, y oye los discos. Él hacía su propio video en una época en la que no existían. Yo lo veía cómo hacía que tocaba, bailaba, hacía movimientos de acuerdo a lo que oyéramos. Me decía: ‘fíjate que dice, escucha cómo toca’. Era una forma analítica muy cabrona. Era un gran melómano”.

Parménides moriría sólo a causa de una neumonía mal cuidada el de septiembre de 1982, en el departamento en que vivía. Debido a su estilo de vida y polémica obra, varios periódicos señalaron que la causa de muerte fue “un pasón de marihuana”. Años después Alex Lora compondría el tema El Maldito Ritmo, en donde muy a su estilo recuerda la vida y estilo de uno de los fundadores de “La Onda”.

El rock siempre fue parte de su vida
Los dos fueron como uña y carne
Y es que el rock es una enfermedad progresiva
Progresiva y mortal

Cuántas veces no fui a sacarlo a la delegación
Cuántos pomos no nos tomamos
Cantando el rock and roll
Cantando el rock and roll, ese maldito ritmo

Los cuates saben como es de reventado
Sus viejas no lo quieren creer
Y el no se siente ni orgulloso ni apenado
Si no todo lo contrario

¿Quién dijo que la literatura y la música no se llevan? ¡Sabor ahí!

(Si quieres leer la entrevista completa en donde Alex Lora recuerda al Parme da clic aquí).