Comenzamos el fin de semana con un poema que nos comparte Victoria Beneditto Lluberas desde Uruguay.

Me (des)ordenas mis estructuras y es cuando enloquezco.
Porque digo no tenerlas, pero de vez en cuando sí. En algún momento todos las necesitamos.
Y por suerte estás vos para (des)colocarme.
En este mundo al revés, pero a la vez lleno de estructuras, eso significa una gran contradicción.
Pero… ¿Qué universo no es contradictorio?
Si somos espejos llenos de contradicciones, llenos de pensamientos, llenos de palabras, que a veces chocan.
Chocan y me enloquecen, nos enloquecen.
Con tantas palabras, a veces me pregunto dónde voy, a dónde me escapo. Por suerte estás vos. Que de hecho, de vez en cuando me enloqueces más. Aún más.

Somos espejos, con todas las contradicciones que eso significa.
Pero vos estás ahí y yo acá, con mis letras y pensamientos, que a veces me enloquecen. Pero estás vos y ese cielo.
Y esos colores y es que,
somos colores, reflejos, esas nubes, ese viento.
Que aparece cuando abro mi ventana y veo todo ese cielo de contradicciones,
de colores, de colores blancos y oscuros,
de cambios.

Cuando abro la ventana y me veo a mí con las palabras.
Y a vos, con tu tranquilidad,
enloqueces en el universo.
Cuando abro la ventana, sé que somos espejo del universo más lindo y contradictorio del mundo.

Somos hermosos (des)ordenes.

Acerca de la autora

Originaria de Salto, Uruguay, Estudiante de trabajo social y autora de su primer libro Percepciones. Algo callada y muy observadora, le gusta encontrar las letras en diferentes lugares del mundo y capturarlas en una fotografía.