Siempre es un buen momento para la poesía y el día de hoy Alondra Moret nos comparte un poema para los corazones solitarios.

Es tan pesada la soledad y el silencio
que se prenden en un corazón que busca respuesta
me pesan las miradas,
las voces que pronuncian mi nombre
los años mirando las hojas de los árboles caer
los días en que caminé a la orilla del mar
las horas perdidas en aquel café
y los minutos creando una canción a medias.

Digo amar la soledad porque temo romper
la barrera que uso para protegerme,
una máscara que he creado para cubrirme.
Mirando mi reflejo descubrí esta falsa sonrisa
este personaje que se apodera de mí
cuando quiero alzar la voz, me silencia
se ha creído tanto su papel
también lo he creído y desaparezco.

Así como el viento se lleva las hojas que caen
así como el mar borra las huellas de mis pies
así como el tiempo esperándolo en aquel lugar
así como las notas que mi voz no pudo cantar
me pesan los recuerdos y el presente irreal,
en este acto nadie dijo que tendría que llorar
tampoco nadie dijo que debía renunciar.

Es tan pesada la soledad y el silencio
me sigue provocando miedo y prefiero actuar
llegará el día en que no seamos dos sino una
este nombre será ligero y se perderá
como el maquillaje que cubre mi rostro
aquel que le da vida a un personaje que no es real…
hasta entonces una de las dos se irá.

Acerca de la autora

Alondra Moret, originaria de Puebla, apasionada por las letras y la música, le gusta escribir cuentos y algo de poesía.