Siempre es un buen momento para la poesía, y el día de hoy Roque Borio nos comparte desde Montevideo dos poemas.

Su beso frío

Buscando la muerte encontré tus ojos,
como pesadilla eterna de sueños desolados.
El ansioso deseo carnal y fúnebre
en el vientre desgarrado de una lágrima que cae.

Buscando la muerte y su beso frío,
acecho tus pasos como lobo en busca de su presa.
Sinfonía infernal donde la sangre se estremece,
lamiendo las heridas de tu lujurioso encanto.

Buscando la muerte y su preciado descanso,
fue que la noche me ofreció tu sangre virgen.
Provocativa seducción de lujuria y poesía
que excitante jadea tu nombre ante la muerte.

La Noche

La noche se endurece en las salivas del infierno,
en las fauces de tus ojos, en los suplicios del deseo.
La noche espera almas errantes del destierro,
suplican tus manos que someten al delirio.

La noche aguarda en sus pasillos desolados,
en sus paredes escritas desquebrajadas del miedo.
En sus entrañas de efímera fantasía, en tus desvelos.
Aguarda entre tus piernas, que segregan mis anhelos.

La noche es la muerte, la ausencia del tiempo.
La noche es la decadencia, es la piel del cordero.
Y en la espesa niebla, tus ojos de fuego.
Delatan palabras que respiran silencios.

La noche es el día de los que vivimos muriendo.
La noche es el sudor tibio que nace de tu pecho.
Es lamer las heridas abiertas, son oscuros secretos.
Es derramar tinta en frases que nunca escribieron.

La noche se hace llanto en tu silueta desnuda,
cuando en tus manos se posa la euforia de mis deseos.
Cuando el sudor de tu vientre se estremece en los latidos,
y se desatan mares de infiernos, arrebatados del olvido.

La noche es carne débil en las entrañas del pasado,
cuando de ella emergen tus más oscuros secretos.

Acerca del autor

Roque Borio, nace en Montevideo (1987), ciudad por la que sigue suspirando las poesías del barrio Villa Dolores. Aunque sus jornadas laborales transcurren entre escritorios y computadoras en el C.E.I.P., su verdadera vocación se encuentra en la guitarra y la escritura. Desde hace cinco años, junto a su amigo Iván, formó parte del proyecto El Penado, un dúo de poesía y rock que compone textos sobre bases rockeras. El primer disco, titulado “Este Juego”, se estima salga a medidos del 2022.

Paralelamente a El Penado suelo enfocarse en sus Poesías Paganas, que trata de textos desenamorados y oscuros ambientados musicalmente por su guitarra. Como humilde servidor del arte y la poesía busca generar en el lector la oportunidad de salir de su lugar de confort en la imaginación y mostrar el desamor como lo que es: la otra cara del amor.