La literatura nos permite conocer interesantes historias, el día de hoy Ricardo Bugarín nos comparte desde Argentina dos minificciones.

Probabilidades

A veces la satisfacción no me alcanza, como no me alcanza el dinero o los beneficios de una dieta. Debo intentarlo de nuevo y si no resulta, ser reincidente. Puede suceder que, de lo contrario, me canse y decida detenerme antes de llegar a la meta. Puede suceder, entonces, que la satisfacción, el dinero y el beneficio de una dieta se me tiren encima y disminuyan toda mi entereza. Ante tales resultados debo recordarme que las probabilidades no son muchas y que las cosas suceden a veces pero, a veces. También me suele ocurrir que, a causa de un músculo rebelde, pego una patada involuntaria, me doy contra la pared y me caigo de la cama.

Procurarse la calma

Debajo de la cama me encontré arrodillado. Me pareció extraño verme en esa situación. No soy de los hombres que se ocultan y muchos menos debajo de una cama. Verme cara a cara debajo de un colchón es una experiencia extraña. Mucho más extraño es advertir que esa no es mi cama, que esa no es mi habitación, que esa no es mi casa, que esa no es mi ciudad. Alguien debe estar soñándome o yo me he extraviado por motivo de una distracción. En algún punto radica el problema y en otro, estará la solución.

Acerca del autor

Ricardo Bugarín originario de General Alvear, Mendoza, Argentina (1962), es escritor, investigador, promotor cultural. Textos de su autoría han sido incluidos en antologías argentinas e internacionales. Publicó Bagaje (poesía, 1981) y Textos hallados en una roca (Micropoesía, 2020). 

En el género de la Microficción ha publicado: Bonsai en compota (Macedonia, Buenos Aires, 2014), Inés se turba sola (Macedonia, Buenos Aires, 2015), Benignas Insanías (Sherezade, Santiago de Chile, 2016), Ficcionario (La tinta del silencio, México, 2017) y Anecdotario (Quarks, Lima, Perú, 2020).

Ilustración: Duermevela de Guillermo D¨Anna.