El estridentismo es una de las vanguardias que siempre me genera un gran interés debido a las tecnologías que aplicaban a su poesía con la cual buscaban renovar, a través del cine, la construcción del ritmo y la imagen poética.

Movimiento considerado como hijo bastardo del futurismo por la mayor parte de la crítica y a su fundador como el peor poeta de México. “¡Viva el mole de guajolote!” es la frase con la que cierra el segundo manifiesto estridentista en su necesidad de burlarse de las tradiciones establecidas, es así como este grupo, iniciado por Manuel Maples Arce se manifestaba en contra de las viejas estéticas y el academicismo artístico, buscaban una nueva forma de realizar arte, de mostrar la realidad no descriptiva sino desde la sinestesia. En una entrevista realizada por El Universal Ilustrado sobre la condición actual de la poesía en México, Manuel Maples contesta que la poesía actual no busca renovarse y que los petas de México no entienden la innovación ya que “Aún hay muchas gentes que se alumbran con las lámparas de petróleo. Mery Pickford y Lenine les meten miedo. La proyección feérica de nuestros irradiadores tiene azorada de aluminio la ciudad. Pero no quieren entender que Charlot es representativo y democrático” (Schneider, 1997:61).

En esta entrevista se observa un pequeño acercamiento de los intereses estridentistas y como el cine era representativo en su movimiento. Charles Chaplin será mencionado una vez más en el manifiesto publicado en Puebla por Germán List Arzubide. En el menciona que Charles Chaplin es angular, representativo y democrático, no sin antes, burlarse de los héroes representativos de Puebla como Ignacio Zaragoza al decir que “era un bravucón insolente de zarzuela (…) encaramado sobre el pedestal de la ignorancia colectiva. Horror a los ídolos populares.” (2do manifiesto estridentista)

Erradicar a los héroes nacionales y fomentar nuevos es parte de la visión estridentista en el arte. Una figura como la de Charles Chaplin con su famoso personaje Charlot representaba los nuevos ideales artísticos que este grupo de jóvenes poetas fomentaba. La mayor parte del tiempo fueron criticados y uno de los pocos espacios que tuvieron para mostrar el arte que proponían fue El Universal Ilustrado dirigido por Carlos Noriega Hope quién en 1919 viajo a Hollywood para informar de la industria cinematográfica y que se encontraba encantado con este nuevo grupo de jóvenes que venía a refrescar la mecanizada poesía mexicana.

Ya Rubén Darío había introducido la palabra spleen utilizada por Baudelaire y los poetas malditos para indicar el hastío que provoca lo monótono de la vida y el aburrimiento que producían las ciudades finiseculares. Del tedio estaban hartos los estridentistas y así como el cinematógrafo fue el espectáculo que acabo con el tedio, los estridentistas lo buscaban lograr con su poesía, con sus manifiestos y sus controversiales declaraciones que agitaban el agua del ambiente literario.

El cine agitó el entusiasmo de muchos jóvenes vanguardistas; El gabinete del doctor Caligari, fruto del expresionismo o Un chien andalou, filme en el que colaboraron Luis Buñuel y Salvador Dalí. En la búsqueda de una nueva expresión poética el cine fue un representante significativo para el estridentismo debido a la articulación de imágenes y sonidos que conformaban la película como una nueva forma de expresión. El cine se convirtió en un elemento de la urbanidad, era accesible para todos y se alejaba de la convención del arte para un grupo de elite.

Pero la admiración que los estridentistas tenían por el cine y Charles Chaplin va más allá de la estructura con la que el cine se articulaba. Los indicios los podemos encontrar en el manifiesto Actual Número 1 escrito por Manuel Maples Arce y que apareció pegado en las paredes de la ciudad de Xalapa a finales de diciembre de 1921.

El punto número IV del manifiesto es el de mayor interés ya que en el declara su especial adhesión a los elementos de la vida urbana “la belleza actualista de las maquinas, de los puentes gimnásticos recientemente extendidos sobre las vertientes por músculos de acero, el humo de las fábricas, las emociones cubistas de los grandes trasatlánticos con humeantes chimeneas de rojo y negro, anclados horóspicamente junto a los muelles efervescentes y congestionados, el régimen industrialista de las grandes ciudades palpitantes, las blusas azules de los obreros explosivos en esta hora emocionante y conmovida” (Actual Número 1).

Aunque estás declaraciones recuerdan al futurismo, en especial la del punto quinto que busca que el poeta no se aferre a las condiciones del pasado con la frase “Chopin a la silla eléctrica” sino que busque una autodeterminación en la actualidad. Maples aclara que para el estridentista sólo existe “el vértice estupendo del minuto presente; atalayando en prodigio de su emoción inconfundible y único instante meridiano, siempre el mismo y renovado siempre” (Actual Número 1)

El cine es ese estupendo vértice del minuto presente que siempre es el mismo y se renueva siempre y a través de las películas de Charles Chaplin, afiliado a la modernidad tecnológica, donde se observan los elementos de urbanidad y la belleza que muestra el cine como aspecto de la vida metropolitana.

El deseo de “totalizar las emociones interiores y sugestiones sensoriales en forma multánime y poliédrica” (Actual Número 1) se materializa en Andamios Interiores en donde el yo poético salta de un espacio a otro por medio de distintos niveles de un juego prismático que va cerrando los espacios. Antonio Ansón plantea que “En el cine las imágenes aparecen de manera yuxtapuesta. Aunque los planos se suceden de manera inconexa el espectador de cine aprende rápidamente a relacionarlos entre sí, reestableciendo un hilo narrativo y una coherencia. La diferencia entre el punto de partida concreto de la imagen cinematográfica y el abstracto del lenguaje literario lleva a los poetas de vanguardia a invertir las perspectivas, buscando los fragmentos inconexos de sentido.” (66)

Schneider explica que en el poema Prisma los elementos que superponen o sitúan al yo poético en la construcción de la perspectiva son los elementos de la urbanidad que el “yo afirmativo del espacio y el tiempo” no describe sino integra el paisaje citadino.

Tú y yo

            coincidimos

            en la noche terrible

meditación temática

deshojada en jardines

Locomotoras, gritos,

arsenales, telégrafos.

El amor y la vida

son hoy sindicalistas,

y todo se dilata en círculos concéntricos.

Los espacios entre cada verso nos indican el cambio de un plano a través del acercamiento de dos distintas realidades, la objetiva y la del poeta. Así como en el cine de los planos unipuntuales a los pluripuntuales.

Estas realidades revelan su mecanismo poético-cinematográfico en el poema Todo en un plano oblicuo a través de las siguientes estrofas.

Me debrayo en un claro                     Pero todo esto es sólo

de anuncio cinemático (303)             un efecto cinemático (304)

La noción de lo cinemático es un recurso por el cual el poeta se integra dentro de la experiencia cinematográfica. Estos poemas y su construcción poliédrica a través de la ciudad pueden dar un indicio sobre el gusto que los estridentistas tenían de El gabinete del doctor Caligari. Los estridentistas habían organizado un cine-club en la casa-taller de Germán y Lola Cueto. Elisa Rashkin informa que “proyectaron obras de Chaplin y películas experimentales europeas como El gabinete del Dr. Caligari [1920], célebre obra del expresionismo alemán. No se sabe mucho acerca de estas actividades; List Arzubide menciona a Chaplin y a Caligari en el contexto de la revista estridentista Irradiador, pero no dice nada concreto respecto a proyecciones de películas” (60).

En el fragmento anterior observamos la construcción del espacio como una forma “poliédrica” y como afirma Miquel Ángel “ a los estridentistas les resultaba divertido este espacio maquinizado donde vibraba la música de los cabarets, donde sonaban las sirenas de las fábricas, donde las marquesinas de los cines alargaban el día y donde corrían veloces los coches impregnando el aire de olor a gasolina; también, en consecuencia, aceptaban de buen grado la influencia norteamericana sobre ese mundo y la reflejaban utilizando palabras como klacsonjazzbandknock-out close-up.”

Germán List Arzubide también hizo referencias al cine en su poesía: 11:35 p.m., Cinemática, Luis ángel Firpo, Paletas Chicles e In memoriam, poemas en donde el cine forma parte de la vida urbana y moderna.

“Era soltero el inventor del cinematógrafo” (Paletas-Chicles)

“La sombra borronea los rostros

Seré yo?

            Será el otro?” (Paletas-Chicles)

“Un beso de celuloide

se escurre en tu recuerdo” (Cinemática)

“El viento es presuntuoso

se cree un tenorio

porque alguna vez levanta faldas

peo nunca ha venido al cine” (Luis Ángel Firpo)

“y en un close-up ella completa la pantalla” (11:35 p.m.)

“y venían de los parques cinemáticos

palabras descosidas que limitaba mi paso

las aceras volcaban

                                    el amor

de los mostradores impacientes” (In memoriam, II la novia extra)

El cine también se utilizó como “metáfora de la inestabilidad temporal, sobre todo en conexión con la mujer y las relaciones amorosas” (Elissa Rashkin, 2008:58). La inestabilidad temporal es un ejemplo de los mecanismos que el cine utiliza en distintos planos y la técnica del cine con los planos pluripuntuales se aprecia en el poema Paletas-Chicles.

Lo curioso de este recorrido por el cine silente y como esto influye en la poesía estridentista es que el grupo nunca se interesó por incursionar en el medio cinematográfico. Sin embargo, sería hasta este siglo que tendríamos lo que podemos llamar un cine estridentista. En el 2004 Jesse Lerner estrenó la película T. S. H., poema de Manuel Maples que fue el primero en ser emitido en la radio. En la película narra el poema de Luis Kyn Taniya “…Iu iiiuuu iu…” en donde los puntos suspensivos indican que el sonido de la transmisión continua. El poema de Luis Kyn Taniya se recrear a través de una sobre voz que narra el poema y por medio de imágenes poco agradables realiza la recreación: planos inconexos que conforman un cine estridentista. El verdadero valor del cine de Lerner como un homenaje al estridentismo radica en la multiplicidad de elementos que convivían en la vida urbana y los problemas de comunicación que implican los medios. Los estridentistas todavía tienen mucho que decir.

T.S.H. de Jesse Lerner

Referencias

Miquel, A. (2005). Disolvencias: Literatura, cine y radio en México (1900-1950). FCE, México.

Rashkin, E. “Una opalescente claridad de celuloide” el estridentismo y el cine.

Schneider, L. (1997). El estridentismo o una literatura de la estrategia. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, México.