¿Sabes qué son los jejenes, haz sufrido por ellos? El día de hoy Elia Casillas nos comparte un interesante texto sobre estos insectos.

Si usted ha estado en Navachiste, sabe, está al tanto, de que los jejenes son únicos, que va a recordar el Festival Internacional de las Artes y rápidamente asociará el evento con estos pequeñines y le regresará la comezón. Quiero decirle que ellos, ya no están allá. No sé cómo atravesaron dos estados de la República, pero por aquí andan. Cada oscurecer, en cuanto me perciben, me acorralan. Si escribo en este momento, es por la disciplina, por este oficio que me trae y desde donde me conecto, por esta tarea que me deja desprotegida con estos insectos. En este momento, soy una mancha negra sentada frente al monitor —así deben imaginarme—. Cuando camino y riego las plantas, cuando barro y hasta cuando preparo los alimentos, soy un bulto enlutado. La única manera de quitármelos, la única forma de darme un respiro es cuando me baño y puedo ver como la mancha ennegrecida se va por la coladera, para luego, en cuanto salgo enredada en la toalla, el Tsunami oscuro se apodera nuevamente de mí y duerme conmigo. Sin embargo, en cuanto despierto, no los veo y pienso en que no volverán, pero no, cae la noche y me asaltan, me sorprenden, me atacan reiteradamente sin misericordia. Ya fumigamos y los busco en el día y la casa está limpia. De pronto, me entra el remordimiento por el insecticida, pobres —repito. Esta venganza me está costando, de este desquite no sé cómo voy a escapar, de esta guerra alguien no va a salir vivo, espero que ellos ya tengan su lugarcito en el cielo, porque yo aún no pienso taconear por los infiernos.

Acerca de la autora

Elia Casillas, egresada de la escuela de Escritores del Sur de Sonora, cuenta con cinco libros publicados. Conoce más de su trabajo en su blog.