Siempre es un buen momento para dejar volar la imaginación, el día de hoy Amelia Apolinaro nos comparte varios mini cuentos.

Los Perros

Estaba en el suelo, débil, aún pensando qué le daría de comer a sus perros. Sentía los sesos hechos un nudo mientras que a su alrededor los animales saltaban, ajenos a la realidad. ¡Cuán feliz es el que no sabe!, se dijo en un suspiro y abrazó sus rodillas para descansar el mentón sobre ellas. Ya no le quedaba qué vender salvo ella misma, pero en medio de una pandemia era un suicidio ejercer la prostitución. Debe haber algo, no se dejaba de repetir, alzando rítmicamente los talones para luego dejarlos caer. Le gustaba creer que aquel brusco masaje que recibía su cerebro cada vez que sus pies regresaban completamente al piso, la ayudaría a pensar. Sin embargo era como si las ideas decidieran repelerla. A veces, la solución es no hacer nada, se convenció, rindiéndose a la fatiga. Al menos si moría, sus perros tendrían qué comer.

Fábula

La casa crece hasta que chocan. El árbol estira sus raíces, le empuja el piso y sigue pariendo frutos que le partan las tejas. La casa cada vez fabrica más humo y el árbol tiene insomnio desde que han colgado de sus ramas una farola.

Alguno de los dos tendrá que irse.

El príncipe y el mendigo

—¡Apresad al impostor! —ordenó el mendigo una vez en el trono.

El emigrante

Hubo y habrá otra vez…

Acerca de la autora

Amelia Apolinario (1997, Cuba) Narradora y poeta. Egresada del XX curso de técnicas narrativas del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso y del curso impartido en el Centro Hispanoamericano de Cultura de La Habana.

Ganadora del Encuentro Debate de Talleres Literarios Municipal y Provincial en la categoría de cuento para adultos en el año 2015 y en poesía infantil en el 2017.

Podcast con poemas de su autoría fueron publicados por Small Blue Library así como el número III de la revista Puerta Escarlata y la revista Kametsa cuentan con sus colaboraciones poéticas.