No hay como amor de una madre ¿O no? El día de hoy Amelia Apolinario nos escribe desde Cuba un interesante microteatro. Una sala diminuta, sin muebles salvo una mesa rústica con dos banquitos sobre la que se pintan uñas.... Seguir leyendo →