Tu ausencia me amarga el día, la noche, la vida; odio sentirla tan cerca, tan poco ajena, tan mía. Antes tenía la costumbre de que, en cuanto abría los ojos al despertar, volteaba a la izquierda de la cama para... Seguir leyendo →