Temblé ante el sonido de su voz. Sugestionado por la batalla anterior, sorprendido de un espíritu beligerante desconocido en mí hasta entonces, me aterró el canto de su voz. No habíamos encendido fuego. Estábamos acostados en la oscuridad. Los cadáveres... Seguir leyendo →